. Quarter Rock Press - 38 años de ‘Sandinista!’ de The Clash
 
 
   
38 años de ‘Sandinista!’ de The Clash FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

38 años de ‘Sandinista!’ de The Clash

Un día como hoy de 1980 se lanza el mítico disco triple de la banda

MARTIN MELLINO

Fue en diciembre de 1980 cuando los ingleses The Clash lanzaron su histórico disco con 36 temas.

Desde el vamos, ‘Sandinista!’ es el disco más politizado de los Clash y seguramente uno de los más ambiciosos de la historia del rock. No fue el mejor ni mucho menos. Tampoco el más entretenido. Pero es el álbum donde Strummer y los suyos alcanzan su madurez musical.

Para ponernos un poco en contexto, recordemos que por aquella época (inicio de la década del 80), varias tendencias “luchaban” codo a codo para convertirse en la influencia determinante en la música moderna. En Estados Unidos el rap estaba dando sus primeros pasos. La música disco se adaptaba para seguir sobreviviendo.

El clásico rock and roll de guitarras continuaba vivo. El revival Mod estaba copando Reino Unido. Y a las bandas inclasificables se las agrupaba bajo la etiqueta ‘new wave’, que parecía englobar todo estilo. Y desde Centroamérica el reggae estaba en una etapa de auge en casi todos los mercados, incluso en el europeo. Y en ese aspecto, The Clash fueron los primero en apropiarse de la etiqueta ‘Dub’ y se encargaron de popularizar los ritmos jamaiquinos del otro lado del Atlántico.

Y esta puesta en contexto tiene que ver con que, en ‘Sandinista!’, The Clash hace uso de una variada cantidad de estilos. Sonidos caribeños. El punk-rock tradicional. El reggae. El jazz. Hay sonido Motown. Hay Gospel. Incluso coquetearon con la new wave. El mejor ejemplo es el gran clásico de este álbum: ‘The Magnificent Seven’. Cinco minutos y medio donde el rock coquetea con la música disco y donde incluso Joe Strummer se anima a rapear.  

‘Sandinista!’ está considerado el “álbum blanco” de The Clash, un disco que rompió con todos los esquemas propios, de la industria y del momento en que fue editado. Musicalmente se habían distanciado del sonido tradicionalmente asociado al punk, pero no así de la actitud.