. Quarter Rock Press - La caída del Soldado Desconocido
 
 
   
La caída del Soldado Desconocido FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

La caída del Soldado Desconocido

MARIO VALENCIA - Columnista 

 

"Están bebiendo con el tercero", dijo Jim Morrison ante sus conocidos tras enterarse de la muerte de Janis Joplin, misma que pereció 16 después de Jimi Hendrix. Entre las tortuosas sesiones de grabación del álbum L.A. Woman a finales de 1970 que denotaban el aspecto decadente de  rockero tornado en un hombre obeso, con gran afición por la cerveza, más sus problemas con la ley, derivados del ya mítico show en Miami donde el Rey Lagarto incitó a la audiencia a provocar un disturbio en medio de frases vulgares como el Do you want to see my cock?, dieron pie a la huida de Morrison a Francia para tomarse un año sabático, lograr desintoxicarse, bajar todo el peso provocado por su alcoholismo y reconectarse con su arte, pues había deteriorado su voz y la habilidad para escribir.

Acompañado de su inseparable novia, Pamela Courson, emprendieron la ruta europea el 11 de marzo del '71. Lo que debió ser un viaje de redescubrimiento, se convirtió en el inicio de una tragedia. A los pocos días de llegar, Morrison comenzó a aquejarse de varios males. Con antecedentes de tos con sangre, el cantante decidió tomar nota del médico de alejarse de lugares húmedos y el 9 de abril del '71, rentó un Peugeot con el que recorrería la península ibérica, musa del clásico Spanish Caravan, incluido en el Waiting for the Sun.

Jim y Pam recorrieron Andorra y los Pirineos hasta llegar a una breve estancia en Madrid y Granada, según relata la biografía "Jim Morrison's Quiet Days in Paris". Courson recordó la anécdota de como el Rey Lagarto, permació una hora hipnotizado bajo el encanto de "El Jardín de las Delicias", famosa obra de El Bosco exhibida en el Museo del Prado. De igual manera, un artículo redactado en 2007 por El País, rememora su paso por La Alhambra, ciudad tornada monumento por sus edificaciones históricas, suceso que se convirtió en una de las visiones recurrentes del cantante. Dicha visita quedaría registrada en una cinta de Super 8 mm que acompañaría sus últimos minutos.

El viaje continuó hacia el sur, esta vez hacia Marruecos. Sin embargo, son pocos los datos que se preservan de su visita, salvo su estancia en la mansión del conde Breuteuil a las afueras de Marrakech. El 3 de mayo, la pareja iría a la ciudad de Casablanca para abordar un avión hacia Paris.

A pesar de los malestares, el alcohol no cesó en la vida de Morrison. Sus problemas lo llevaron a un tremendo insomnio que sanaba al repetir los carretes de Super 8 sobre sus recientes vacaciones. Las versiones sobre su fallecimiento son varias e inconsistentes. Una anécdota narra que Jim falleció en el baño del club Rock and Roll Circus por una sobredosis de heroína. Su cadaver fue llevado hasta su departamento y ahí fue descubierto por Courson. La versión oficial, indica que el atormentado autor, salió de su cama a darse un baño, del cual ya no despertaría.

Y así, un 3 de julio de 1971 en el departamento de Beautreillis en París, falleció Jim Morrison a los 27 años en una bañera. Su cuerpo mora en el Pere Lachaise, el primer estadounidense en ser enterrado entre Oscar Wilde y Edith Piaf. Courson, su eterna acompañante, le seguiría tres años después.

Nunca sabremos cuales fueron las circunstancias correctas, nunca hubo una autopsia pero fue lo mejor: el poeta abandonó la vida en paz. Pero sin importar todo intento que cruce por la mente de Ray Manzarek para revivir el legado de The Doors o la irrealista visión del filme dirigido por Oliver Stone, la banda falleció también en aquel baño parisino.

 

Corona

QUARTER ROCK PRESS TV

QRP Radio