. Quarter Rock Press - There’s a Starman waiting in the sky
 
 
   
There’s a Starman waiting in the sky FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

There’s a Starman waiting in the sky

DANIELA BENASSINI - Columnista

La primera semana de enero es muy especial para los melómanos, ya que tres eventos marcaron la historia de la música; nacimiento, último disco y muerte de David Bowie.

Antes llamado David Robert Jones Burns, nació un 8 de enero de 1947, 69 años después lanzaría el día de su cumpleaños su vigésimo quinto y último disco ‘Blackstar’, para después fallecer dos días después a causa de cáncer de hígado, el cual jamás había dado a conocer. 

Este heterocromo hombre se consolidó por ser una de las influencias más grandes de todos los tiempos; cada uno de sus discos está formado por una experiencia surreal que en los años 70 aún no estaban preparados. Siendo uno de los mejores frontman, sus innovadoras canciones y su peculiar estilo, David Bowie fue la figura representativa de muchos para géneros como el rock gótico, pionero del glam rock, inspiración en el movimiento punk y uno de los íconos más importantes dentro de la cultura pop. ¿Es posible que estemos hablando de la misma persona?

A tres años de su muerte, David Bowie es y seguirá siendo por muchos años una camaleónica e histórica figura que cambiará más vidas que ninguna otra. 

‘Está el old wave, está el new wave y está  Bowie’, fue la frase publicitaria que rodeó a Bowie durante su auge. La reinvención era un acto sencillo de hacer, su propio estilo pasó por un sinfín de fases, incluida la creación de  ‘Ziggy Stardust’ durante la realización de uno de sus discos más representativos: ‘The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders from Mars’, el cual narra la historia de Ziggy, un extraterrestre con imagen andrógina y éxito como estrella de rock. Después de la 'muerte' de Ziggy, varios alter egos siguieron, como ‘Aladdin Sane’ ó ’The White​ Duque’. Cada uno de sus personajes lo consumió y fue transformándose junto con ellos hasta la producción de su último disco, dejando claro en el sencillo ’Lazarus’ que su propio viaje estaba próximo a terminar. 

David Bowie vino a cambiarnos la forma de ver el mundo, dejó un legado tan diverso y extenso que estoy segura aún no se ha descubierto ni la mitad. ¿Qué diría Bowie si supiera que se han hecho libros, exposiciones, aplicaciones y hasta constelaciones para rendirle tributo? Probablemente diría que en Marte ya lo hicieron.

¡Bowie, eres eterno!