. Quarter Rock Press - La noche que Guns N' Roses me hizo el amor
 
 
   

La noche que Guns N' Roses me hizo el amor

ELSA RENTERÍA - Conductora de Efekto TV

(Twitter: @princelsa)

 

 

 

Escoger con anticipación la ropa que usaré para verlos, no importa si llueve o no, es obvio que me voy a mojar, ¿mucho? Seguramente, sí. La humedad de esta noche va tocar mi piel.

Llegar al lugar del encuentro, sientes la vibra, todos corriendo hacia el escenario, como espermatozoides queriendo penetrar el óvulo, así yo tratándome de acercar con la mirada hasta donde van a salir. Espero, paciente, con esa sonrisa estúpida de una mujer enamorada que sabe que el encuentro es inevitable, se enciende la luz, comienzan los gemidos de gente extraña, estamos excitados.

Mi piel comienza a sentir ese calor previo que emana de la adrenalina de tantos seres reunidos, ya no son extraños, estamos aquí, viviendo el mismo inolvidable momento. Salen, comienza la magia, esto ha empezado y no va terminar hasta llegar al final. 

 

 

 

Cada canción son besos húmedos, penetraciones al espíritu, por ratitos cierro los ojos para sentir el momento con los otros cuatro sentidos, a veces los abro para concentrarme en verlos. Se acaba la canción, me da gusto, estaba a punto de 'llegar' y quiero perpetuar esto lo más posible.

No es mi cuerpo el que tiene que compenetrarse con el 'cuerpo' de un concierto de Guns N' Roses, es mi alma, y estamos hechos justo a la medida para embonar perfectamente.

La música, las letras, los tonos, la brisa, el sudor, la emoción, la luna, ¡qué luna! Los recuerdos de mi adolescencia y las lagrimas de miles de seres sintiendo algo similar me hizo tener uno de los orgasmos emocionales más ricos que he experimentado. Gracias, por esta noche Guns N' Roses.