. Quarter Rock Press - Los premios y la parodia
 
 
   

Los premios y la parodia

JOE BORUNDA - Guitarrista de Hello SeaHorse!

(Twitter: @jorborunda)

 

 

 

Siempre es algo muy agradable y edificante recibir una nominación a un premio. Un bueno empuje al ego que llevamos todos dentro. Recientemente, mi banda, Hello Seahorse!, asistimos a los premios MTV MIAW. Fuimos nominados a Mejor Video del Año por nuestro cortometraje 'Entretanto'. No voy a negar el gusto que me dio al recibir la noticia. Aún cuando nos encontrábamos en un evento que lo mismo nominaba a George de Polanco que a León Larregui, no le dimos mucha importancia a eso y valoramos el gesto de ser nominados.

Está claro que el interés de MTV de pasar de la música al perseguimiento de modas cada vez más efímeras y pasajeras lleva mucho tiempo de haber comenzado. No quiero hablar de la falta de música en los canales de videos. Finalmente, la televisión es meramente el reflejo de lo que lo consumidores buscan. MTV y cualquier otro medio entrega el contenido que le demandan. Y francamente lo hacen bien; entienden su negocio. De todos modos, cada uno de nosotros tenemos el poder de cambiar el canal, o la página mejor dicho.

A lo largo de mi carrera he tenido la oportunidad de asistir a diversos premios. Desde premiaciones locales en Cd. Juarez, a los IMAS, los Grammys, y por supuesto MTV, en distintas ocasiones. Y no, no siempre nominado, pues también hubo buenos momentos para hacer relaciones públicas (y por RP me refiero ir a la fiesta con tragos gratis). Cada uno de estos eventos tienen su personalidad, tienen su objetivo y enfoque. Objetivos que van desde, en efecto, resaltar la labor de un artista en particular hasta vender marcas.

En estos tiempos en la música, nada se mueve sin el apoyo de marcas. En todos he percibido ese sentimiento de satisfacción. Esa dopamina que se segrega en el cerebro por saber que estás tomado en cuenta. Como cuando recibes un trofeo por tu participación en el torneo de karate, o bueno supongo, yo nunca pasé de cinta morada. Claro, una vez que ya no es considerado uno es cuando se dice que los premios ya no son relevantes; que siempre se estuvo por encima de esas banalidades.

La doble función de los premios es anunciar marcas de todo tipo y hacernos sentir a los artistas que hicimos un bueno trabajo. Como cuando se te entrega un reconocimiento por tu labor en la empresa, digamos, General Motors. No es tan diferente cuando lo pienso. Se hace el evento, se toman las fotos, quizá haya entrevistas, y al centro pueden llegar algunos canapés y bebidas.

Queda, sin embargo, ese sentimiento de pérdida de autonomía. Aún entendiendo que lo hacemos por continuar con una industria preestablecida mucho antes de que varios de nosotros hayamos nacido, el evento deja un pequeño hueco que solo podremos rellenar con la venida de otros premios. Entonces continúa esta espiral y quedamos enganchados a aparentemente ser siempre relevantes.

¿Acaso no se trata de eso las redes sociales? Quizá fue el maltrato que recibimos en los premios MTV a pesar de la nominación. O quizá siempre lo he sabido y tan solo la búsqueda de ese levantón de ego me hizo asistir al evento. Esto es lo que considero la parodia del artista.

Como sea, espero no pare el reconocimiento a la buena música, al buen arte y el bueno gusto. Principalmente por los que amamos esta industria.