. Quarter Rock Press - El Rock no ha muerto
 
 
   

El Rock no ha muerto

Por: Catalina Bernal (@catabernal_) - Locutora de Radioacktiva FM

 

El Rock no ha muerto, está sobreviviendo

Es posible  que para muchos, un amplio y variado género musical como el Rock no exista hoy, es decir, que haya muerto, como lo dijo Gene Simmons de Kiss en una entrevista hecha el año pasado por su hijo Nick Simmons para la revista Esquire Estados unidos: “ El Rock finalmente ha muerto”.

¿Es esto posible? ¿Aún cuando bandas legendarias como AC/DC, como Kiss propiamente o The Rolling Stones llenen estadios, ubiquen sus álbumes entre los más escuchados en el mundo y sigan vigentes en la mente de sus seguidores? ¿Cuál sería el acontecimiento que realmente le puso fin a un género lleno de historia?

Las nuevas generaciones musicales traen consigo sonidos que, a mi parecer es complicado encasillar en un género. El Rock no murió, dejó de ser lo que fue, sí, se transformó, se convirtió como el agua en un diluyente universal, al que es posible agregarle uno o varios sonidos alternativos. ¿Qué tiene de malo proponer una nueva era en cuanto a mezclas e influencias? ¿Acaso las horas que invierten las nuevas agrupaciones no valen o dejan de ser rockeras porque no parten en dos una guitarra?

Debo decir, sinceramente, que me opongo a esa nueva ola de pensamientos encarrilados al cliché “eso no es Rock” y si lo pensamos bien, hoy, ¿qué es Rock y qué no? Quisiera entender realmente a qué se refiere todo aquel que afirma la muerte de algo inmenso como es el Rock… ¿A que ya no tenemos escenas grotescas en los escenarios? ¿A que ya no mueren los rockeros por sobredosis de drogas o porque no entran y salen de rehabilitación constantemente? ¿O porque ya no se hacen fiestas eternas en las que la mitad de los asistentes salían en camilla directo al hospital? ¿La ausencia de este tipo de acontecimientos asesinó el Rock? ¿O la desaparición de los mismos dejó de validar la música de los últimos años? 

Estas podrían ser las razones de muchos para decir por qué murió el Rock o por qué ya no es lo mismo, ya no hay jeans rotos, largas cabelleras o escándalos de rockstars, características que representaban un género que hoy debe enfrentarse a las nuevas tecnologías, a las nuevas estrategias de la industria, nuevos públicos y sonidos innovadores que igualmente, hacen tributo a bandas legendarias y por supuesto a las raíces del rock, porque si hablamos de influencias musicales, es probable que todas las bandas de los últimos años y que hoy conocemos sean hijas del Rock y la idea de ser músicos de muchos líderes de éstas, nació a partir de seguir y crecer con bandas como los Beatles o  Nirvana, abarcando varias décadas entre una y otra.

Hay algo en lo que concuerdan Paul Stanley y el controversial Noel Gallagher de Oasis, una de las bandas británicas  más reconocidas del Reino Unido, quien afirma en una reciente entrevista a la revista Rolling Stone de España que por lo menos hasta la década de los 90, la gente compraba discos, la radio era diferente, ahora internet ofrece demasiadas opciones a la gente, la música era hecha para hacer feliz a una persona, mientras que hoy, el objetivo es el comercio, el comercio y el comercio. Gallagher no gusta de ninguna banda en la actualidad, a diferencia de Stanley quien por el contrario habla y defiende bandas como Tame impala, agrupación australiana con tan sólo seis años de carrera músical que para Paul, si ellos hubiesen existido en los 70, esa sería la época para ser inmensos, es decir que si encajan en ese momento musical, no se alejan tanto de los sonidos puros de la década que podemos titular sin miedo como Rock. Entonces, ¿por qué no se puede ser inmenso ahora, aún conservando la esencia rockera? ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué falta hoy?

Es claro, no volveremos a ver una banda como Kiss, como The Rolling Stones, como Led Zeppelin o como Oasis que, según Gallagher, fue la última generación del Rock, pero hay quienes se esmeran por mantener el legado y seguir escribiendo la historia, como Dave Grohl de Foo Fighters, quien con su banda sigue conquistando al público, publicando discos, documentales y este año encabeza el festival de música Glastonbury, uno de los más importantes del mundo y además se opuso rotundamente a la afirmación de Paul Stanley, porque defiende incansablemente el género que lo hizo ser lo que es.

Creo que encontrar a ciencia cierta una razón de peso por la cual se habla sobre la muerte o asesinato de un género musical puede abrir debate sin fin sobre el tema. Para mí no ha muerto, o no del todo, es cuestión de cambios, como sucede en la moda, en la tecnología, en la vida misma. Ninguna industria se ha quedado en los ideales del pasado, porque los objetivos ahora son otros. El Rock no está muerto, mientras existan los seguidores, fanáticos y sus mismos dirigentes lideren y apoyen la nueva era de este género tan rico musicalmente, es posible que sobreviva.