. Quarter Rock Press - Diatriba contra Radiohead
 
 
   

Diatriba contra Radiohead

MIXAR LÓPEZ - Periodista

(Twitter: @nomenclatura)

 

 

Gran Bretaña es culpable de numerosos crimenes contra la humanidad: Sudan, India,   la   Thatcher,   la   hambruna   irlandesa   de   1845,   Bloody   Sunday   y Radiohead, por nombrar tan  solo un  puñado  de  atrocidades inexcusables. Escribiría el periodista y novelista español Kiko Amat en “Tener y no tener”, para el suplemento cultural de La Vanguardia en junio de 2011. Y es que no hay nada más que molesto y soso que la banda británica de “rock alternativo” Radiohead. Desde 1993 no ha hecho más que deprimir gente por lo largo y ancho del mundo. “Pablo Honey”, su tediosa entrada al mercado musical, es más   deprimente   que   el   sedentarismo,   el   estrés   crónico,   las   alteraciones cerebrales, los problemas de pareja o el trabajo; todos estos conceptos juntos nos dan como resultado ese álbum debut de Radiohead.

El humor en la música es importante, El humor no necesariamente ha de llevar a la risa, ni a la sonrisa siquiera, el humor cumple con su tarea “sólo” con mostrarnos   que   pueden   verse   las   cosas   de   formas   muy  diferentes   a   las acostumbradas, porque si algo logra el humor es separarnos de lo rutinario y hacer de cicerone por lugares nunca sospechados, decía ángel R. Idígoras.

Desde un punto de vista funcional, la ironía, pero también la parodia y la sátira, la mera chanza y el golpe de ingenio más afilado, constituyen en su conjunto ingredientes insoslayables en orden a conseguir el necesario equilibrio del discurso, de acuerdo con las correspondientes exigencias de orden psicológico, técnico y estético. La obra musical es producto de una artesanía, del ingenio de un creador: el músico escoge sus materiales, en donde el humor debe ser uno de los ingredientes más, pues descubre sus leyes, analiza sus potencialidades, los transforma, los estructura, los combina, los desarrolla y asiste al progresivo nacimiento de una forma, es decir, de una obra musical. Pero en Radiohead no existe el humor, todo es conmiseración, autocompasión y tormento, no hay exégesis.

Sólo una vez en mi vida me he reído con Radiohead, y es en ese video en el que parece que a Thom Yorke le dan convulsiones como un enfermo de epilepsia, y eso es porque algún genio de la red logró empatar el video de “Lotus Flower” con “Inténtalo (me prende)” de 3Ball Mty. Una genialidad del​ humor cibernético contemporáneo, una joya de la apropiación, la parodia y el humorismo inteligente. Claro que también son irrisorios todos los   covers   de “Creep” tocados en XV años, bautizos y diversas y cutres fiestas sociales, o en bares de   forevers ; ese horrible himno de los sin huevos, el derrotismo y la tragedia humana, de cuando Thom York se ponía chipil en los pasillos de la escuela de Abingdon.

¿Y qué decir de sus demás discos ¿alguien se acuerda de uno en particular?, Radiohead es una banda de One-Hit Wonder, hay más posibilidades   de   que   un   jugador   de   Pokemon   Go   pierda   la   virginidad   a encontrar una canción memorable de esta banda británica. Yo no voy a sentir lástima por el puto ojo enfermo de Yorke, no me voy a acongojar con sus letras que hacen llorar a los niños, yo sí voy a tomar las riendas de mi vida y voy a asumir mi hombría. Radiohead es la absoluta ausencia del humor, la diversión o la ironía en sus planteamientos.   Ut supra dictum est.

 

More in this category: « You shook me, baby! S7N »