. Quarter Rock Press - Todas las cosas deben de pasar
 
 
   

Todas las cosas deben de pasar

MIXAR LÓPEZ - Periodista

(Twitter: @nomenclatura)

 

 

Perdí a un amigo el sábado en la madrugada. Pienso en él cuando escucho 'All things must pass' de George Harrison, quien fue quizá el Beatle más triste de la banda,  quizá  el   más  honesto,   quizá   el   más  nostálgico.  Llevaba   un   dolor adentro, llevaba la pérdida, justo como la llevo hoy desde hace un par de días.

Una perdida que solo puede llenarse con espiritualidad, con meditación y mucha tranquilidad, mucha resignación y aguante. Es eso principalmente lo que es  All things must pass para mí, un canto de estoicismo.

Una canción lanzada en 1970, en un disco homónimo de Harrison y escrita   cuando   el   mismo   Dark   Horse   aún   se   rodeaba   de the Beatles.

Compuesta durante las arduas e incómodas sesiones de grabación de “Let it be”, y elegida para formar parte de su nuevo disco. Pero al final desechada, como a toda la banda, como a toda la amistad, como a toda la sensibilidad del grupo y de George. Y así se asumió la ruptura, bajo el mismo tono de la canción: “Todas las cosas deben de pasar”.

Al igual que   Real Love ,   All things must pass es una canción que me sana, me restablece, me rejuvenece, cura todas mis heridas y limpia todas las lagrimas en mis pómulos, quita con atención y ternura todas las llagas del corazón y me hace recordar de manera dulce a mis amigos. De jóven perdía skaters , caían en una media tubería, seguían patinando con normalidad y luego el golpe se hacía presente en sus cabezas, morían. Perdía amigos punks, por drogas, atracos, asesinatos o simplemente por un mal trancazo en el pogo, en el exabrupto slam , el que debe unificar antes que violentar a tu amigo. Perdí amigos   en   accidentes   aparentemente   inexplicables,   personas   que   mueren cambiando un foco, o como Rosario Castellanos al tratar de conectar un cable en   mal   estado   al   contacto   de   la   pared,   personas,   amigos   que   murieron resbalándose al salir de su bañera. Armando Palomo, por ejemplo, murió de risa en 2003.

He tenido muchas pérdidas, no sé por qué la muerte me persigue. Está ahí, detrás de mí, y no se decide, la inicua. Ataca a mis amigos y nunca me toca con su guadañar de olvido. ¿Por qué diablos tendría que llevarse a mis​ amigos antes que a mí? Yo que soy un guijarro mestizo y vil. Eso Harrison lo sabía muy bien, “la oscuridad se queda en la noche”, es la verdadera opacidad.

He dejado de pensar que no soy el mal, tan sólo un enclenque que escribe mal, un enclenque lleno de un odio ciego, pero con un absoluto amor a mis amigos.

Cuando escucho 'All Things must pass' puedo sentirlo. Una rendición de cuentas, un mensaje: “Ninguno de los lazos de la vida puede durar / Entonces, debo estar en mi camino /  Y enfrentar otro día”. Por más difícil que parezca, por más dificultoso que sea, se debe continuar, con todos nuestros muertitos en nuestra cabeza, con sus juegos artificiales y toda su fiesta dentro de nosotros. Cuánto lo sabías viejo triste y melancólico, “una tormenta no dura todo el día”, 2el ocaso no dura toda la tarde”, “no siempre habrá esta tristeza” y el recuerdo de mi amigo perdurará. Es Harrison diciéndome a mí que está bien, nene, que debo dejarlo ir. Esparcir mis lagrimas en un mar de cemento, que sí, que nadie estará aquí para mí en estos momentos, pero así será. ¡Diablos! ¿Por qué nadie siente lo mismo? Señor, ¿No quisieras sentir este dolor por mi? La luz del día está llegando en el momento apropiado, nadie puede con tu tristeza, eso lo sé, pero a final de cuentas, “todas las cosas deben pasar / todas las cosas deben pasar de largo”.