. Quarter Rock Press - Yo soy música
 
 
   

Yo soy música

MARIANELA VANNUCCI - Columnista en Radio Rivadavia

(Twitter: @soyemeve)

 

Hoy, un día más de esos de lluvias tristes que azotan Buenos Aires. Generalmente, me siento al lado de la ventana y pienso en qué escribir, con música de fondo. Así, en esta atmósfera, me puse a pensar en que se les pasó por la cabeza a los grandes de los grandes, para hacer esas canciones que necesitamos tanto como el oxígeno para vivir.

Ya se cumplieron dos años de la muerte de Cerati, así que me puse a leer sobre él, como hago generalmente cuando siento que no está más y me empieza a correr por el cuerpo esa sensación de extrañamiento infinita.

A raíz de esto, recolecte un dato que me llamó mucho la atención y me inspiró a hacer esta columna. ¿Qué inspira a nuestros astros a hacer las canciones más recordadas? Porque si de algo tenemos que estar seguros, es que detrás de cada persona, hay una historia. Cada uno lo expresa de maneras infinitas, pero los músicos, por su parte, lo esparcen, y lo hacen eterno. 

En este caso, vamos a hablar de Corazon delator. Cerca de 1988, se grababa una canción, que para nadie pasó como algo más. Sería increible pensar que nadie sabe aunque sea, el estribillo de esta obra de arte que le pisa los talones al mismisimo Picasso. Así mismo, Gustavo, contó: “La historia parte de un cuento de Edgar  Allan Poe, donde un corazón delata a una persona que mató a otra. En este caso la escribí pensando en que mi corazón me delata cuando veo a la persona que amo”.

Te felicito Gustavo, desde acá, humildemente, te aviso que nos describiste un poco a todos. ¿Quién no vomito lo que sentía cuando explotaba de amor? ¿Quién no pensó en hacer las demostraciones de amor más ridículas cuando no le alcanzaban las palabras? ¿A quién no lo traiciono la euforia? Bueno, acá nos metieron a todos dentro de una melodía. “Hoy mi corazón se vuelve delator, traicionándome...”. Si, siéntanse parte. Es nuestra.

Strawberry Fields Forever, de 1967, contaba la historia de un hogar para niños del Ejército de Salvación que se encontraba cerca del hogar de la infancia de John Lennon en Woolton. Sin embargo, a través de la euforia de las drogas que explotaba en los 60, la canción se convirtió en una reflexión psicodélica debido al estado en el que Lennon se encontraba por esa época, hablando así, de las alucinaciones y la falta de articulación en su cuerpo bajo estos efectos. Mucho de esto es reconocido dentro de la película Across de Universe, que si no la vieron, dejen ya todo lo que están haciendo.

¿Se imaginan glorificando “Build you own boat”? Bueno, así iba a llamarse Queen. Pero volviendo a lo nuestro, Freddie Mercury, antes de confesar su homosexualidad, tuvo un largo romance con Mary Austin, a la que ahora, deberíamos agradecerle que haya inspirado Love of My life, una de las 50 piezas más lindas de la historia del rock. Si, deben estar pensando cuantas veces dedicaron esta pieza, y yo también la dediqué. 

Freddie compone esta belleza inspirado por una Mary a la cual la dejó después de confesarle que era Homosexual. Mary siguió cuidandolo en su lucha contra el sida. Además de ser heredera y musa, Freddie confesó en 1985: “"Todos mis amantes me preguntaron por qué no podrían reemplazar a Mary, es simplemente imposible. Para mí, ella fue una esposa. Para mí, fue un matrimonio. Creemos el uno en el otro, eso es suficiente para mí. Es el amor de mi vida”. Gracias Mary, gracias Freddie. Lo sentimos cada vez que escuchamos el primer acorde.

'I Shot the Sheriff', de Bob Marley, tomó sentido cuando Esther Anderson, novia de Bob, aseguró que dicha canción se trata de una protesta contra las pastillas anticonceptivas. Anderson explica que Bob consideraba un "sacrilegio" el uso de las pastillas porque "mataba sus semillas" fruto del amor que ambos se tenían.  Jamás imagine otra cosa más que a Bob Marley vestido de Texano, disparando Sheriffs.

A nosotros, los mortales, nos queda agarrar cada una de estas obras de arte y aplicarlas a nuestra vida como títulos de nuestro libro personal. Cada capítulo, con cada canción como título, narrando nuestra historia. Yo ya tengo mis predilectas para cada momento de mi vida. Yo sé que cuando escucho a Cash, lo tengo a mi papa sonriéndome en cada paso que doy. Yo sé que cuando escucho a Cerati, tengo hasta los más mínimos recuerdos de mi adolescencia floreciéndome dentro. Yo sé que cuando escucho un Miss atomic bomb de The killers, está toda mi personalidad dentro de una canción. Yo sé que temas me traen viejos amores con sonrisas, y cuales me traen viejos amores con tristezas. 

Yo siempre me describí en una frase: “Yo soy música” y ahora, después de esta reflexión, la corrijo. Nosotros, todos, somos música.