. Quarter Rock Press - El legado de Jim Morrison
 
 
   
El legado de Jim Morrison FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

El legado de Jim Morrison

Los grandiosos discos que hizo el vocalista con The Doors incluyen 'The Doors', 'Strange Days', 'L.A. Woman' y más

 

REDACCIÓN QRP

 

Los clásicos de Jim Morrison y The Doors no tardaron en florecer a medida que lanzaban sus diferentes trabajos. No cabe duda que el talento de sus integrantes construyó una fórmula infalible: desde su primer álbum, 'The Doors' de 1967, el éxito comenzó a perseguirlos sin descanso. Y no fue casualidad. Es un disco que contiene canciones como 'The End', 'Break On Through (To The Other Side)', 'Light My Fire', todos temas que se continúan usando hoy en día ya sea como inspiración o soundtrack de alguna serie o película.

Desde un inicio, la palabra que les va como anillo al dedo para describirlos es 'sobresalientes': por encima de que este adjetivo remarca una excelencia, que es la que poseían los Doors en lo que hacían, también implica una forma de destacarse frente al resto. La profunda voz de Morrison, juntada con los teclados poseídos por el genio Ray Manzarek, más el estilo del rock influenciado con el blues, la psicodelia, las letras, todo. Si bien nacieron en un momento donde la música experimental empezaba a cobrar forma, eso no impidió que pudieran separarse y volverse iconos de la contracultura y con el tiempo, de la música en general.

Luego, también en 1967 lanzarían 'Strange Days', ya consolidados en su estética, The Doors volverían a probar que su éxito había llegado para quedarse. Considerado por muchos fanáticos como el mejor LP del grupo, este álbum contiene 'Strange Days', 'Love Me Two Times', 'People Are Strange', 'When The Music's Over', todos éxitos que salieron no mucho tiempo después que el primer disco. Eso es lo desconcertante, no pasó mucho tiempo entre 'The Doors' y 'Strange Days', sin caer en lo monótono, los Doors supieron encantar al público con sus riffs, sus letras pesimistas y su esencia original.

Rompiendo un poco con la atmósfera de nostalgia, los Doors sacan en 1968 'Waiting For The Sun': un álbum con una vibra diferente a los anteriores trabajos, con un aire más romántico y un enfoque musical diferente. No caben dudas que Morrison habrá querido experimentar y de ahí surgió 'Hello, I Love You' y 'Love Street', quizás las más recordadas de este disco.

Continuando con la búsqueda de nuevos sonidos aparece 'The Soft Parade' de 1969, quizás sin buenos resultados. No todo recae en el cambio de estilo de las canciones, donde desapareció la mística dramática y aparecieron más arreglos de la onda pop, sino que también Morrison se volvía un personaje difícil de llevar debido a sus problemas con el alcohol y las drogas. Aún así, 'The Soft Parade' tuvo algunas joyitas dignas de rescatar, como cualquier disco de The Doors: 'Touch Me' y 'Tell All The People' se destacaron comercialmente.

De la mano de la nueva década, apareció 'The Morrison Hotel' (1970): un rescate a sus principios, la vuelta con fuerza de las canciones con inspiración en el blues y el jazz. Claramente, la banda remontó vuelo con este LP: basta con escuchar el primer tema 'Roadhouse Blues', la poderosa voz de Morrison se une a los teclados que siguen esta vibra blusera, con el sonido de la guitarra y armónica que logran cerrar la escena como un todo. La psicodelia ha vuelto en temas como 'Waiting For The Sun' o en la pacífica 'Indian Summer', el disco en sí rescata lo mejor de The Doors y el potencial que lograron mostrar en sus primeros álbumes.

Lamentablemente la historia se termina con 'L.A. Woman' (1971): este fue el último disco en donde participaron todos los miembros originales del conjunto, el 3 de julio de aquel año fue el trágico día en donde Jim Morrison se despidió de este mundo. Con este última composición, su giro hacia el Blues se había vuelto definitivo. 'L.A. woman', el tema homónimo de 8 minutos, lleno de energía, puede hacer justicia a este último estilo. Empapados de poesía, The Doors como los conocimos se marcharon con temas como 'The Changeling', 'Love Her Madly' o 'Riders On The Storm', con un Morrison ya desgastado a causa de los vicios, reflejado en su voz. Sin embargo, el rock callejero inunda 'L.A. Woman' en general: esta última composición que deja un sabor de potencia y grandeza, un clásico dentro de la música.

Aunque después de Morrison, saldrían 'Other Voices' y 'Full Circle', The Doors nunca fueron lo mismo sin su vocalista original. Y es por esto que no solo es recordado dentro del club de los 27 como una leyenda, sino porque su corta vida llegó a marcar la música para aquella época e incluso dejó su legado más adelante: Jim Morrison es recordado hasta el día de hoy por todos los clásicos que nos ha dejado y por su lugar irrepetible en la historia, con su personalidad subversiva y su talento desaforado, explayado en cada letra, cada composición. 

 

 

Recordemos a Jim Morrison con lo mejor de sus canciones con The Doors:

Corona

QUARTER ROCK PRESS TV

QRP GIF

QRP Radio