. Quarter Rock Press - The Cure, a 29 años de 'Disintegration'
 
 
   
The Cure, a 29 años de 'Disintegration' FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

The Cure, a 29 años de 'Disintegration'

En 1989 salió a la luz uno de los míticos álbumes de la banda de Robert Smith

REDACCIÓN QRP

Con ‘Disintegration’, la banda brítanica The Cure, llegaron a su cima creativa y de popularidad. Corría 1988 y Robert Smith estaba sumido en una profunda depresión. Se había convertido en una estrella del rock, algo que siempre había rechazado. Sus composiciones se hicieron más extensas, con largos pasajes instrumentales, alejándose de la duración standard. A pesar del éxito comercial de ‘The Head On the Door’ (1985) y ‘Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me’ (1987) Smith no era feliz y retomó los sonidos densos y oscuros de sus primeros discos.

La grabación de este trabajo no fue fácil. El aislamiento de Smith del resto del grupo era cada vez mayor y fue la primera vez que llevó al estudio sus partes de guitarra grabadas previamente en su casa. Un incendio en la sala de grabaciones que casi quema todas las letras del álbum, llevó a Robert a encerrarse en un desván del estudio, plasmando toda su desesperación y soledad en los textos. Parecía que el final del grupo estaba cerca, sentimiento afianzado por la expulsión de Lol Tolhurst (único miembro fundador que restaba en la banda junto con Smith) al terminar la grabación debido a sus problemas con el alcohol. La tensión en el seno del grupo se podía palpar y era evidente que una etapa llegaba a su fin. Quizás por todo ello el disco tiene ese carácter tan melancólico.

Un halo de profunda tristeza se apodera del oyente desde el primer acorde.  Las guitarras suenan lánguidas y distantes mientras el bajo de Simon Gallup (verdadera seña de identidad del grupo) y los teclados, te llevan a un viaje solitario y evocador. La voz de Smith suena susurrante y cansada hablando de desamor, hastío, pérdida de toda esperanza y el inexorable paso del tiempo. Canciones como ‘Lovesong’ (que fue un regalo de boda para su esposa Mary), 'Pictures of You', ‘Prayers for rain’, ‘Homesick’, ‘Disintegration’ o ‘The Same Deep Water As You’ confirman el ambiente oscuro y desolador del disco, mientras que ‘Fascination Street’ servía de contrapunto, siendo el tema más rockero del álbum.

Fiction Records, su compañía de discos, no podía creer lo que el grupo había grabado. No había singles potenciales y todas las canciones eran demasiado largas y lentas. Casi un suicidio comercial. Finalmente lograron que Smith permitiera la inclusión de ‘Lullaby’, destinada inicialmente a ser una cara B ya que no encajaba con la temática del resto del LP. Acertaron de pleno: ‘Lullaby’ fue su mayor éxito a nivel mundial. Buena parte de este éxito se debió al magistral vídeo dirigido por Tim Pope (su director habitual), donde las imágenes de Robert Smith en la cama, cubierto de telas de araña o siendo tragado por una velluda vagina, son imborrables de nuestra memoria.

A 29 años de quizás la obra cumbre de The Cure, influencia para incontables bandas y un incalculable legado de uno de los discos más importantes de la historia del rock. 

Corona

QUARTER ROCK PRESS TV

QRP Radio