. Quarter Rock Press - Etapas de la depresión post-festival
 
 
   
Etapas de la depresión post-festival FOTOS: QUARTER ROCK PRESS por QUERIDO PINGÜINO (Twitter: @queridopin)

Etapas de la depresión post-festival

Repasamos los sentimientos que los latinoamericanos viven tras importantes eventos al año

 

WENDY MOURET

(Twitter: @wendymouret)

 

Estaba el otro día navegando en una página hermana de The Independent, llamada Indy Music. El título del artículo era "Las Siete Etapas De La Depresión Post-Festival". Nunca pude abrir dicho artículo pero pensé: "¿A qué festivales estarán refiriéndose? ¿Glastonbury, T in The Park? Ellos no se preocupan por el lodo, pues todo el año llueve en esas tierras" Fue ahí cuando se me ocurrió que los latinoamericanos tenemos nuestra propia depresión.

Estas son las etapas por las que he atravesado como latina amante de festivales musicales:

 

1. ANSIEDAD: 

Todavía no deja de tocar tu banda favorita y ya estás pensando el tiempo que pasará antes de que vuelvan. Pero te relajas con el pensamiento "¿Porqué tardarían, si los latinos somos el mejor público del mundo?

2. ARREPENTIMIENTO: 

"Hubiera". Te pones a pensar todo lo que no compraste, comiste, bebiste o hiciste. Tal vez te lo impidió la fila enorme para conseguir una deliciosa hamburguesa en un foodtruck o tu presupuesto para comprar una prenda de tu banda favorita. Esta etapa aplica incluso si no acudiste al festival en cuestión. 

3. ODIO:

No sólo no conseguiste tu comida, tu prenda ni llegaste hasta adelante del público, sino que tu ropa y tu calzado favoritos están llenos de lodo. Sabes que todos los años llueve y aún así decidiste ir como si estuvieras asistiendo a Coachella. Lo sentimos, el lodo no es el mejor amigo de ese crop top blanco con flores. Para colmo tus amigos se perdieron y te dejaron solo un buen rato y, sí, los odias.

4. APATÍA:

¿Y ahora qué? Era lo que esperaste durante meses y ya pasó. ¿Ahora qué hacemos con nuestras vidas?

5. ESTRÉS:

Bien, siempre hay una próxima vez y todo mejorará el próximo año. Pero no ha pasado ni un día y ya estás nervioso por el siguiente cartel, qué tal que ni siquiera vale la pena que asistas nuevamente.

6. PRESUNCIÓN:

Ha pasado un poco de tiempo y entonces te das cuenta que hubo gente que no pudo asistir y que se muere de ganas de saber todo lo que sucedió: así que cuentas tu experiencia, pero conforme avanza el relato, experimentas las primeras etapas nuevamente de forma fugaz. Aún así les dices que fue lo máximo en tu vida.

7. FELICIDAD:

Efectivamente fue lo máximo. Después de un tiempo, superas todo lo negativo y solo te quedan las experiencias positivas: sea Lollapalooza, Corona Capital o Rock In Rio; sabes que lo recordarás toda tu vida y que cada vivencia durante el festival se quedará contigo por siempre y con tus nietos, si es que decides contarles...

 

Y tú ¿Cómo vives la depresión post-Festival latino?