. Quarter Rock Press - El último día de John Lennon
 
 
   
El último día de John Lennon FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

El último día de John Lennon

En la noche neoyorkina del 8 de diciembre de 1980, el cantante fue asesinado. Así vivió sus últimos momentos.

 

 

AGUSTINA SUÁREZ

(Twitter: agusttinasuarez)

 

Aquel día, John desayunó en su lugar preferido Café La Fortuna, a una cuadra de donde se hospedaba, fue a la peluquería y después regresó a su hogar. Los medios no paraban de llamarlo debido a que había vuelto a lanzar un nuevo disco, luego de cinco años. El 5 de diciembre, había hablado más de nueve horas con Jonathan Cott, editor de Rolling Stone, y tres días más tarde recibió por la mañana a la fotógrafa Annie Leibovitz, quien le realizó una sesión fotográfica para la revista.  El ídolo metió presión para que su pareja Yoko Ono fuera incluida y, sin que ninguno de los protagonistas supiera, una de esas imágenes se convertiría en una de las más importantes en la historia de la música.

 

 

Minutos después, el grupo de RKO Radio Network, de San Francisco, arribó en el edificio Dakota. Entre ellos, se encontraba el encargado de interrogar a Lennon, el DJ Dave Sholin. Con ellos también mantuvo una larga charla y entre sus frases más destacadas, el británico confesó: “Considero que mi trabajo no estará terminado hasta que esté muerto y enterrado. Y espero que eso suceda en mucho, mucho tiempo”. Nadie supo que esa sería su última entrevista.

Cuando finalizaron, alrededor de las 5 p.m., el equipo llevó a la pareja al estudio Record Plant para grabar ‘Walking On Thin Ice’. Pero antes, John se acercó a los fanáticos que lo estaban esperando y firmó varios autógrafos, algo que se había hecho costumbre. Mark David Chapman tenía una copia de ‘Double Fantasy’, el nuevo álbum del músico. El artista escribió algo simple: “John Lennon. 1980”. Posteriormente, le pregunto: “¿Eso es todo? ¿Quieres algo más?”. El fotógrafo amateur Paul Goresh capturó el momento, sin sospechar lo que ocurriría después.

 

 

A pesar de que Yoko pretendía trabajar toda la noche, su esposo quería regresar a su casa para saludar a su hijo de cinco años, Sean. Alrededor de las 10.45 p.m., la limosina se detuvo en 72nd Street, frente a Dakota, Ono salió del vehículo, se adelantó y Lennon la siguió.

En ese instante, John pasó nuevamente por al lado de Mark Chapman, quien sacó un arma calibre 38 y disparó cinco veces. Tres balas entraron en la espalda del cantante, atravesaron su pecho, una ingresó en su brazo izquierdo y otra se desvió en una ventana del edificio. Él se desplomó en el suelo y comenzó a agonizar. El portero José Sanejín Perdomo le quitó la pistola Chapman y le gritó si sabía lo que había hecho. La respuesta fue: “Sí, maté a John Lennon”.

El agresor esperó pacíficamente a la llegada de la policía, mientras leía ‘Guardián en el Centeno’. Cuando llegó la ambulancia, el compositor fue derivado al Hospital Roosvelt, a unos 10 kilómetros de la escena. Cuando arribó, había perdido el 80% de su sangre y ya no tenía pulso. A pesar de todos los intentos de los médicos por reanimarlo, John Lennon fue declarado muerto a las 11.15 p.m