. Quarter Rock Press - Lo mejor del Personal Fest 2018
 
 
   
Lo mejor del Personal Fest 2018 FOTOS: CORTESÍA PERSONAL FEST Y QUARTER ROCK PRESS

Lo mejor del Personal Fest 2018

Lorde protagonizó la única jornada en el festival desde el Club Ciudad de Buenos Aires

AGUSTINA MONTILLO

BUENOS AIRES - Atrás quedó la joven de 18 años que llegó a Argentina para hacer su debut en la primera edición del Lollapalooza en 2014. Su look tan característico de rulos largos y sueltos, labios violetas bien oscuros y bailes desenfrenados quedaron en el pasado. Hoy, con 22, Lorde volvió al país para mostrar que está hecha una verdadera pop star.  

La solista neozelandesa ganadora de dos premios Grammy por su hitazo “Royals” dejó a todo el público boquiabierto al mostrarse mucho más madura y segura en el escenario. Cuando la vimos, 4 años atrás, estaba recién arrancando su carrera y la vida de giras mundiales. Ahora, ya cuenta con dos álbumes de estudio Pure Heroine (2013) y Melodrama (2017), y varios singles exitosos. 

Fue así que minutos antes de las 22, apareció Lorde en escena con un vestido plateado metalizado, zapatillas blancas brillosas, un maquillaje sutil, en los ojos, un delineado negro alargado y un poco de sombra con brillos, mucho rubor rosa y labios nude. Junto a ella, cinco bailarines vestidos en composé con looks que mezclaban tonos de grises, plateado y brillos. Ellos acompañaron a la cantante durante todo el show y la ayudaron a desplegar grandes coreografías que mezclaron el contemporáneo con el pop. Esa fue la principal diferencia que notamos, la “Lorde antigua” estaba sola en el escenario con la banda detrás y se movía al compás de las canciones, sintiendo cada nota, ahora la “Lorde actual” es toda una performer, pisa con más fuerza, baila y se mueve más delicadamente.

El setlist fue principalmente del segundo disco pero también nos dio el gustito a todos de escuchar las mejores canciones del primero. Homemade Dynamite, Tennis Court y Magnets, el tema que hizo con Disclosure, empezaron a subir la temperatura del campo del Personal Fest. Así arrancó. “Bailen boludos”, dijo al público y siguió: "Argentina es muy especial, la gente es muy hermosa y tienen una carne deliciosa. No saben las ganas que tenía de volver. Tocar en esta parte del mundo es tan especial. Esta energía no se siente en otro lado". Lorde se mostró super dispuesta a hablar con el público, en varias ocasiones, entre canción y canción, se tomó el tiempo para charlar con los fanáticos, ¡hasta dijo algunas palabras en español!

Entre saltos y corridas, se fue hasta el final de la pasarela para cantar cerca de sus fans dos de las canciones más emotivas que tiene: “Me encanta estar acá, es como estar adentro de ustedes”, se sentó y entonó Writer in the Dark, y dejó a todos enamorados con sus agudos perfectos y la emocionante Liability. 

Mientras las lluvia amenazaba con volver, la artista llenó de magia el Club Ciudad de Buenos Aires con Royals, el single que le dio reconocimiento mundial, Perfect Places con un coro de niños de fondo (y del público que cantó todos los temas), Team y el vibrante final con Green Light. Mientras la canción iba in crescendo, los fans más saltaban y cantaban.

En las últimas estrofas, y al grito de "I'm waiting for it, that green light, I want it", una explosión de papelitos voló por todo el lugar. La pantalla, las luces, todo se volvió verde. Los fans soltaron globos y levantaron sus pañuelos verdes, símbolo de la campaña #AbortoLegalYa que busca la legalización del aborto en Argentina. Un movimiento que convoca a miles de personas en nuestro país y que tuvo mucha repercusión en distintos países de toda América Latina. Fue el cierre perfecto para una gran noche.

La segunda fecha del Personal Fest también tuvo al grupo de indie rock MGMT dentro de la amplia y variada grilla. La banda integrada por Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser llegó al país para llenar de color el Club Ciudad de Bs.As y revivir sus mejores hits. Tocaron temas de Oracular Spectacular, su disco debut de 2007, y del más nuevo, Little Dark Age (2017).

Diez años de música que musicalizaron distintas etapas de nuestra vida. Timeto Pretend, Kids y Electric Feel fueron las canciones más coreadas. De fondo, pantallas reproducían videos psicodélicos, acompañados de luces y lasers de colores.

Little Dark Age, el single más famoso del álbum más reciente, transportó a todo el público dentro de una nube roja, con la ayuda de la pantalla gigante, el humo y las luces, se volvió todo rojo sangre. Si bien, los frontman del grupo y la banda se mantuvo bastante estática en su lugar y tocando cada uno su instrumento, en un momento Andrew se empezó a soltar y desfiló por la pasarela. Empezó a correr de punta a punta y los fans le tiraron vinchas de flores, corpiños y hasta bombachas, sí, recibió todo tipo de ropa interior. Él lo levantaba y se reía. Hasta se llegó a poner un corpiño y unas flores en la cabeza.

Llegando al final del set, parte de la banda corrió por la pasarela y se tiró al público. Fue el show perfecto para ver con una cerveza en mano, mover la cabeza asintiendo al ritmo de la música, extender los brazos hacia arriba y bailar de un lado al otro.

Te invitamos a seguirnos en TwitterFacebook Instagram con lo mejor del Rock.

Media