. Quarter Rock Press - Íntima noche de Anathema con su gira ‘Acoustic Resonance’
 
 
   
Íntima noche de Anathema con su gira ‘Acoustic Resonance’ FOTOS: CORTESIA DILEMMA

Íntima noche de Anathema con su gira ‘Acoustic Resonance’

Vincent y Daniel Cavanagh acompañados por Duncan Patterson celebraron el 20 aniversario de ‘Alternative 4’

GUILLERMO URDAPILLETA

CIUDAD DE MEXICO - La calidez del público mexicano puede provocar que una banda (o algunos miembros) visiten constantemente el país para dar algunos conciertos. Gracias a esto, es indudable que Anathema ha elegido a México como una parada obligatoria en cada gira y en este 2019 no fue la excepción.

Con un formato acústico y muy especial, los hermanos Daniel y Vincent Cavanagh decidieron reunirse con su amigo Duncan Patterson, quien fuera bajista de Anathema de 1991 a 1998, para crear ‘Acoustic Resonance’, una íntima gira en la que el trío está celebrando el vigésimo aniversario del álbum ‘Alternative 4’, un trabajo muy significativo de la agrupación y sobre todo de Patterson, quien fungiera ahí como compositor principal, y quien incluso posteriormente creó una banda con el mismo nombre de dicho álbum.

A pesar de venir con esta faceta de trío, los fans mexicanos no dejaron de abarrotar el SALA, recinto elegido para esta velada especial, testigo de una noche donde la cercanía con los músicos se vivió de forma no solo física, sino emocional. Todo comenzó cuando Daniel Cavanagh salió en solitario con su guitarra y sorpresivamente abrió la noche con ‘Are You There?’, tema proveniente del ‘A Natural Disaster’ de 2003. A su término, Vincent Cavanagh se unió a su hermano y ante una inmensa ola de aplausos, comenzaron a tocar juntos un set de temas post-Patterson.

‘Springfield’, de su más reciente producción discográfica, fue la primera en sonar con los hermanos juntos, sin embargo, fue con ‘Untouchable Pt. 1’ cuando las emociones comenzaron a salir de forma ininterrumpida. Esta pieza perteneciente al ‘Weather Systems’ de 2012 es ya un himno para los fanáticos de Anathema, así que al voltear a mi izquierda veía algunas primeras lágrimas, mientras que a mi derecha se escuchaban los primeros suspiros de la velada. ‘Untouchable Pt. 2’ continuó, ahora con Danny al piano. A pesar de que recordamos la voz de Lee Douglas, los Cavanagh nos hicieron olvidarla de inmediato con su muy bonita interpretación. 

Del aclamado ‘We’re Here Because We’r Here’, la bella ‘Thin Air’ continuó la noche, incitando al público no solo a seguir las letras, sino a corear los espacios sin letras y aplaudir al ritmo de la pieza. ¡Muy bonito! Después, Vincent habló por primera vez con la audiencia, de repente lanzó alguna que otra palabra en español ganando aún más el cariño de la gente, mientras nos comentaba que el orden de este set sería cronológico pero a la inversa. Así entonces nos dijo que la pieza que seguía pertenecería al álbum ‘A Natural Disaster’, un trabajo que los mexicanos tienen en altísima estima. 

La pieza elegida fue ‘Flying’, junto a mí un hombre muy conmovido cantaba con toda su alma mientras en momentos era evidente cómo su voz se entrecortaba. Anathema es capaz de crear esta y mil emociones más, no importa si no es la banda completa y es un formato acústico, siempre lo logran. Y si de por sí las emociones estaban a tope, el dúo provocó que se multiplicaran cuando saltaron de regreso a 1999 con el álbum ‘Judgement’ para tocar nada menos que ‘One Last Goodbye’. Había calma en SALA, mucha nostalgia, sin duda se sentía la cercanía con los músicos, mientras ellos con su voz, piano, guitarra y efectos provocaban enormes emociones a los asistentes.

Después de este primer set, el invitado más esperado de la noche pisó el escenario. Duncan Patterson fue culpable de aquel sonido más oscuro del Anathema de los años 90 y el principal héroe sin capa del emblemático álbum ‘Alternative 4’, lanzado en 1998, año en que él decidiera abandonar a la banda. Así pues, ya como un trío de amigos y con la adición del bajo de Patterson, ‘Shroud of False’ primero y ‘Fragile Dreams’ inmediatamente después, pusieron el humor más oscuro en el recinto y comenzaron a celebrar este vigésimo aniversario del álbum.

‘Lost Control’ fue no solo cantada, sino gritada por muchos fans. Esta es una pieza muy representativa de este álbum y de hecho, del sonido de Patterson quien incluso solía tocarla junto a Mick Moss en su proyecto Antimatter. Además del ‘Alternative 4’, es ‘Eternity’ el otro álbum en el que el ex bajista es reconocido por su crucial papel en la composición y el sonido de Anathema, motivo para que el trío tocara también piezas de este trabajo, siendo sin duda ‘Angelica’ la más conmovedora. Ya se imaginarán las sensaciones desbordadas en el SALA, una tremenda maravilla. 

Terminando esta celebración de la etapa Patterson, tanto él como Vincent salieron de escena para dejar solo a Daniel, quien sorprendió al público al tocar ‘Wasted Years’, cover de Iron Maiden. Inmediatamente después nos regaló otro cover, esta vez a una de las bandas que más lo han marcado e influido: Pink Floyd. La elegida fue ‘High Hopes’, y como era de esperarse, los cantos y ovaciones no cesaron durante este momento de tributos.

Después volvieron a la modalidad de trío. Danny comenzó a tocar al piano las notas de ‘Bohemian Rhapsody’ y a pesar de que los demás músicos y el público siguieron la corriente, cantando incluso algunos párrafos, esta pieza no iba a ser en realidad interpretada. Sin embargo, las sonrisas que provocaron fueron incontables. Entonces Vinnie preguntó a la audiencia si recordaban de qué ciudad era originaria Anathema, al responder Liverpool, el vínculo inmediato con la agrupación más popular de la historia no se hizo esperar. Fue así como los Cavanagh y Patterson interpretaron ‘Eleanor Rigby’ de The Beatles, provocando muchas más emociones con un tema muy querido por la gente.

Los tributos seguían y para finalizar con broche de oro, las notas de ‘Comfortably Numb’, clásico de Pink Floyd, comenzaron a sonar. Este momento fue de total comunión entre banda y audiencia, todos contentos cantando al unísono, todos disfrutando una muy cálida noche de enero en la que tres grandes músicos celebraban la vida y la existencia con canciones propias y otras que los han marcado. Fue así como después de hora y media de música se despidieron de nosotros.

Aunque ahí no terminó. Para nuestra sorpresa y después de un cúmulo de aplausos, Vincent volvió para que, ahora él solito, nos diera el último gran suspiro de la noche al interpretar ‘Deep’, pieza que abre el álbum ‘Judgement’, y la elegida para finalizar esta muy íntima noche de resonancia acústica.