. Quarter Rock Press - Lollapalooza Argentina 2019 - Día 2
 
 
   
Lollapalooza Argentina 2019 - Día 2 FOTOS: LOLLAPALOOZA ARGENTINA

Lollapalooza Argentina 2019 - Día 2

Arctic Monkeys encabezaron la jornada del festival desde el Hipódromo de San Isidro

MARTIN MELLINO

BUENOS AIRES - Otra emocionante jornada se vivió en el segundo día del festival Lollapalooza Argentina 2019, que tuvo como broche de oro un rutilante e inolvidable show de Arctic Monkeys.

Un clima a puro sol recibió a los madrugadores, esos que acompañaron la apertura de puertas y dijeron presente en el concierto de Yataians, encargados de dar el puntapié inicial del día sábado. Un sábado que en sus primeros shows vibró con los ritmos latinos (Perotá Chingó), el R&B (Catnapp y Coral Casino), el pop fusión y multicultural (Jain), el rocksteady jamaiquino (Yataians) y tuvo un cierre redondo con la actuación de Los Hermanos, con su mezcla de ska, punk, power-pop, rock, hardcore e indie, con los sonidos tradicionales de la música popular brasileña, la bossa nova y la samba. Tras los 12 años de ausencia de la banda, cientos de brasileros se acercaron al hipódromo de San Isidro para ver la presentación de sus coterráneos.

Minutos antes de las 17, en el Perry’s Stage se agolpó una impresionante cantidad de público para disfrutar de la exhibición de la batalla de los gallos, donde Dozer, MKS, Dtoke, Papo, Trueno y Dani, seis de los mejores exponentes nacionales, que con su irreverente freestyle hicieron explotar a todos los presentes. Una hora más tarde, ante un colmado escenario principal, Foals regaló otro de sus prolijos sets, como tiene habituado al público argentino. El segmento de artistas nacionales continuó con Juana Molina deleitando a sus fans desde el espacio alternativo. Y mientras caía la tarde y la noche se apoderaba del cielo, Fito Páez recorrió los clásicos de su excelsa discografía y fue uno de los espectáculos más celebrados de la fecha.

A las 20, la multitud se dividió para ver, por un lado a St. Vincent (que basó su concierto en ‘Masseduction’, su último trabajo) y por otro, a The 1975, la nueva joya de la corona británica. Y la verdad, los de Mánchester justificaron por qué están en la cresta de la ola. Dieron un show verdaderamente hipnótico, plagado de hits (no faltaron ‘TOOTIMETOOTIMETOOTIME’, ‘Chocolate’ ni ‘The Sound’) y pusieron a todos a bailar y saltar. A continuación, desde el escenario principal, Sam Smith desplegó todo su repertorio de baladas, que marcaron el tempo de su presentación, seguida de cerca por una incontable cantidad de fanáticos, que cantaron junto a él todos sus temas.

Finalmente, apenas pasadas las 22 horas, Alex Turner y los suyos pusieron primera y metieron un 1-2 inicial muy difícil de superar: ‘Do I Wanna Know?’ y ‘Brainstorm’. Con una fina selección de veinte temas que recorrió todos sus álbumes (uno de ‘Whatever People Say…’, tres de ‘Favourite Worst Nightmare’, tres de ‘Humbug’, dos de ‘Suck It And See’, seis de ‘AM’ y cinco de ‘TBH&C’, su última placa), los de Sheffield deleitaron al público, que no dejó de poguear y saltar ni un minuto, ni siquiera en los temas lentos. A sus ya clásicos insuperables, como ‘I Bet You Look Good On The Dancefloor’, ‘Teddy Picker’, ‘Why’d You Only Call Me When You’re High?’, ‘505’, ‘Crying Lightning’, ‘Arabella’ y ‘R U Mine’, les agregaron las mejores canciones de su disco del año pasado, ‘Tranquility Base Hotel & Casino’. Una estrategia llevada a cabo con maestría, porque el nivel del espectáculo no decayó en ningún momento. Arctic Monkeys demostró en el Lollapalooza Argentina 2019 por qué va camino a convertirse en la mejor banda de rock de la última década. Un título que les calza como anillo al dedo. Y que anoche quedó cien por ciento demostrado.