. Quarter Rock Press - Calentando el escenario
 
 
   

Calentando el escenario

JOE BORUNDA - Guitarrista de Hello Seahorse!

(Twitter: @joeborunda)

 

 

Mi banda, Hello Seahorse!, ha tenido la fortuna de ser los abridora de uno de mis grupos favoritos, y de todos: Blur. Reflexionar en el tema de abrir conciertos, me hace pensar en las buenas y malas experiencias que he tenido como banda abridora y como espectador. Abrir un concierto es una gran responsabilidad, un privilegio y algo por lo que todas las bandas hemos de pasar. Para mí, como fan, también es la oportunidad de descubrir una gran banda.

Primero, como músico pasan varias cosas con las bandas abridoras. La que nos sabemos bien los músicos es que el artista invitado jamás tiene todo el poder de la consola. Lo que quiere decir que nunca sonarás tan fuerte que el acto principal. Lo cual está bien, siempre y cuando la banda principal suene muy fuerte. Eso te da un rango decente de poder para hacer tu show.

En alguna ocasión abrimos un par de fechas del MTV Unplugged de Zoé. Todo está muy bien, el único problema era que siendo su show acústico, el nuestro no podía tener elementos eléctricos o más estruendosos que algunas guitarras acústicas. El resultado fue un show muy complicado. No se diga si eres una banda local. A mí también me tocó ser la banda abridora local que la escogen básicamente por tener la mejor batería de la ciudad. De modo que el promotor no tenga que rentarla.

La banda abridora tiene que rifarse un show conciso en generalmente no más de media hora. Así que debes sonar y sonar bien desde el segundo uno. No siempre resulta tan sencillo.  Seguido se necesitan un par de canciones para entrar en calor. En estos caso solo tienes algunos segundos. Es ahí donde recae la responsabilidad y la actitud también. El objetivo final del abridor es dejar al publico emocionado y listo para lo que viene. Es muy diferente a las circunstancias de un festival donde finalmente puedes ser un poco mas egoísta y descartar quien viene antes o después de ti. El abridor se entrega y se entrega rápido.

Como espectador también me vienen a la memoria muchas experiencias. Algunas vergonzosas, lo admito. En alguna ocasión llegue al show pensando que la banda que abrió era la principal solo para enterarme que apenas venia el acto de la noche. En ocasiones no puedo creer el orden de los artistas, sencillamente me parece que el abridor debería estar cerrando el show. Quizá les ha pasado ir a un concierto más por la banda en las letras chicas del poster que la principal. Como ir al cine por los cortos antes de que inicie la película.

Sin embargo, la mejor experiencia proviene de ver una banda abridora que estás descubriendo. Poder decir estaba ahí cuando aún no reventaban. O la sorpresa de tener boleto para un concierto y que inviten a un abridor que te gusta. Las bandas abridoras tienen la responsabilidad de entregarse en treinta minutos o menos. Quién sabe quién estará escuchando su música por primera vez, o quizá redescubriendo nuevas canciones. Para mí es un honor compartir escenario. Es por eso que es muy importante incluir a un abridor. Puede representar el inicio una carrera.

¿Quién sabe? En 1981 un desconocido Prince le abrió a The Rolling Stones. Le aventaron verduras y le dijeron de nombres. Pero Prince continuó, y el resto es historia.