. Quarter Rock Press - ¿Qué ves cuando elegís ver?
 
 
   
¿Qué ves cuando elegís ver? FOTO: INDIA FOTOGRAFÍA

¿Qué ves cuando elegís ver?

SOL PEREYRA - Cantante

(Twitter: @solsolito)

 

 

 

¿Qué ves cuando sales a la calle? El otro día me subí al metro y me lo planteé como un juego, un ejercicio, un llamado de atención. ¿Qué veo cuando salgo? ¿Dónde pongo mis ojos? ¿Qué me llama la atención? Pensaba: ¿qué es lo que veo y qué es lo que no veo y por qué?

Ejercitar la mirada, percibir más allá de lo obvio, de lo evidente, de lo que acostumbramos a mirar. Tratar de ver un poco más allá. Ver al otro, a los otros, pero ver con más profundidad que un simple barrido de ojos que no conecta con nada ni nadie.

A veces pienso que nos hace falta ver más, percibir más.Pensaba sobre qué escribir en esta nueva columna y se me ocurrió esto: describir en oraciones cortas lo que vi, por ejemplo, el miércoles 4 de noviembre del cuando me subí al metro Hangares. Acaba de entrar un señor viejito todo vestido en tonos café, lee el diario; una vendedora nos viene a ofrecer el nuevo código de tránsito de Ciudad de México que pronto entra en vigencia, tiene la voz cansada; una mujer se riza las pestañas mientras se mira en un espejo redondo y chiquito, está muy pintada; hay una parejita, ella se apoya sobre el hombro de él, no hablan entre sí, pero no parecen estar mal; el vagón está muy limpio, recién sale, todos estamos sentados, la puerta se abre y me bajo en Pantitlán, somos un montón de personas pero muchas, muchas.

Todos caminamos rápido en diferentes direcciones. Un niño muy chiquito juega con un adolescente que está vendiendo no sé que cosa, se esconde, se le escapa, pasan corriendo al lado; siento que todos nos ignoramos, salvo yo que estoy poniendo especial atención en todo lo que puedo. Veo un par de policías platicando, no sé si será por el uniforme, pero todos me parecen iguales, sólo distingo unos que son más jóvenes de otros más grandes, unos que parecen ser más buena onda de otros que tienen cara de perro a punto de atacar, estos parecen tranquilos; sigo caminando, el trayecto es largo, en la tele del anden la veo a Mon Laferte y pienso, "mirala a la flaca, qué genial cómo ya dio un salto grandote".

Pienso qué será lo que me pierdo de ver, hay veces que sólo detengo la mirada en un punto, en una persona, hay veces que lo que veo me alegra o me hace tener ganas de llorar, pero lo mejor del mundo es que me gusta mirar y sentirme viva por conectar con lo que veo y darme cuenta de que somos muchos y que no somos nada y somos todo, que cada persona es un mundo, que nadie es más o menos importante que otro, que somos un mar de gente o un mar de fueguitos como escribía y decía Eduardo Galeano (al que les recomiendo leer), un observador ejemplar.

Se me ocurrió proponerles que miren un ratito, de manera especial, que elijan un momento para poner más atención, que escriban y describan lo que ven en oraciones cortas, que lo hagan seguido, como ejercicio y juego y que los que lo quieran compartir conmigo, me lo hagan llegar. Me encantaría leerlos y saber qué ven cuando eligen ver de verdad.

Pueden enviarme lo que ven por mensaje a mi Facebook:

SOL PEREYRA OFICIAL