. Quarter Rock Press - El hombre que vino de las Estrellas
 
 
   
El hombre que vino de las Estrellas FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

El hombre que vino de las Estrellas

MIXAR LOPEZ - Periodista y Columnista

 

“Look up here, I’m in heaven / I’ll be free / just like that bluebird / now ain’t that just like me .”, canta un premonitorio David Bowie en “Lazarus”, dentro del   ' Blackstar ' , su último disco; una letra que parte en dos a cualquier melómano y amante de la cultura y las artes, escrituras, que nos recuerdan a Thomas Jerome Newton, un extraterrestre humanoide de Anthea que “cae” a la Tierra con la misión de llevar agua a su planeta. Poco antes de su muerte, Bowie compuso el musical ' Lazarus ' , una secuela de aquella ' El Hombre que cayó a la Tierra '  de Nicolas Roeg de 1976.

'El hombre que cayó a la Tierra'  es una película en la que puedo vivir inmerso, sin problema alguno, e incluso por un tiempo creí vivir dentro de ella: un hombre venido de otro planeta que llega a la Tierra por agua y se queda al final por el alcohol. Todo en esta cinta para mí es cuasi pornográfico, los diálogos, la fotografía, los matices, el mismo grano de la película, el montaje tonal e intelectual, incluso el vestuario que diseñó May Routh. Y Bowie, que generalmente actuó acartonado en la mayoría de sus películas, en esta inmensa obra de arte se muestra natural, en sus aguas, es Ziggy Statdust revelándole a los habitantes de la Tierra que sólo quedan cinco años para que el planeta desaparezca, un “Mesías del Rock” que posteriormente termina siendo víctima de su propio éxito.

Existe un luto, un llanto colectivo parecido a las muestras de profundo pesar por la muerte de líder Kim Jong-il, histeria generalizada, pero en este caso, por parte de melómanos sensibles al despegue de Bowie, y este se da no sólo con lágrimas — nada de irracionalidad—,  sino con la reproducción de su música.

Desde hace dos años hay quienes no dejamos de escuchar un solo día una de sus canciones, pues puedes despedirte de un muerto, pero de un hombre que no se ha marchado del todo, nunca; un alienigena que está observándonos desde una Estrella Negra en una Galaxia no muy lejana, para él no existen despedidas, ni sollozos pueriles, únicamente podemos mandarle mensajes, notas en clave morse y de vez en cuando, un par de mensajes audibles:  Can you hear me, Major Tom?

 

Corona

QUARTER ROCK PRESS TV

QRP Radio