. Quarter Rock Press - The World In My Eyes
 
 
   

The World In My Eyes

TENOCH

(Twitter: @yotenoch)

 

 

 

Dije “sí, acepto” y como siempre ocurre después de esas palabras, comienza una nueva etapa. Por supuesto no hablo de romance, aunque sí hablo de una relación; la que estoy empezando en este momento con QUARTER ROCK PRESS y con ustedes. Estoy convencida de que en toda relación, amorosa o no, se requiere aportar algo auténtico para generar experiencias que valgan la pena en el camino.

Aunque tuve bastantes ideas para este espacio – la mayoría, lugares muy comunes- , decidí apegarme esa ideología y compartirles algo auténtico y además personal: mi gusto por los viajes y la necesidad por conectarme con la música. Se preguntarán qué tiene que ver una cosa con otra y cómo se combinan en QRP. Pues bien, hay gente que viaja por descanso, trabajo, ego e incluso por suerte. Sin embargo, yo suelo viajar por la música. Mi forma de percibirla se vuelve distinta cuando la escucho en el contexto en el que nació, en medio de la cultura y la sociedad a las que pertenece. Es como abrir los oídos y tener un diálogo más íntimo con los sonidos, su historia y su lógica.

Entre algunas de mis anécdotas, fui a Buenos Aires, la ciudad de la furia de Soda Stereo, donde también corre el viento de libertad y la sangre combativa de Los  Fabulosos Cadillacs. Conforme recorrí la ciudad logré encontrar, entre Recoleta y San Telmo, esa extraña mezcla de fiesta y melancolía que marca el sonido de ambas bandas. Por las noches, casi pude escuchar ese grito de ‘Enciendan los parlantes’ de Los Auténticos Decadentes en su ronda nocturna por la Avenida 9 de julio, donde la fiesta porteña empieza entre la una y las 2 de la mañana.

Pisar ambos lados del Río de La Plata también me ayudó a dimensionar la joya sonora que constituyen ritmos como el tango o la milonga. También pude ver lo mucho que la gente –incluso la joven- valora y preserva esos sonidos y bailes. No era raro encontrar parejas bailando a media calle, ataviadas en jeans y remera, acompañadas por una grabadora en el piso. Así entendí cómo nació su necesidad de resignificar esos sonidos, traducidos actualmente en el electrotango, que a mí me parece delicioso. ¡Salve Bajofondo!

La samba me llevó a bailar en antros del centro de Río de Janeiro y a disfrutarla también en la calle con los músicos locales. Me sorprendió la fidelidad que se le tiene al portugués, al menos en ese lado del enorme Brasil. A pesar de estar enclavados en un continente hispanohablante, casi no escuché música en español y mucho menos sonidos anglosajones. Así comprendí que las chicas de Cansei De Ser Sexy crearon un proyecto muy arriesgado en su país y con verdaderas miras a cruzar sus propias fronteras desde un inicio.

También tuve una gran experiencia caribeña en Costa Rica, donde viví uno de los conciertos más divertidos de mi vida, escuchando a Sonámbulo Psicotropical en el Festival Internacional de las Artes. Comprobé que definitivamente tengo sangre latina, porque fue inevitable bailar entre la energía que desbordaban miles de personas seducidas por los beats afroamericanos.  No solo saltaban como hacemos en México en los conciertos, realmente bailaban en grupo o en parejas. ¡Vaya fiesta! Bomba Estéreo y el IMS también estaban de visita por allá.

Así tomó forma este espacio que ahora compartiremos. La música eligió nuevo destino, la brújula apunta hacia el Reino Unido y el rock británico es el que manda en este nuevo recorrido. En un par de semanas planeo explorar el primer bar donde tocó The Rolling Stones en 1962, la cuna de la cultura punk y la escena batcave, la vanguardia de The O2 Arena, el Camdem Town de Amy Winehouse o el obligado cruce por Abbey Road, y por supuesto, ustedes pueden acompañarme a través de QUARTER ROCK PRESS.

Mis próximas colaboraciones serán una mezcla de fanatismo por la historia del Rock con las impresiones que se generan al perderse por primera vez en las calles de una cultura distinta. Y si así lo quieren considerar, también será una suerte de guía para viajeros excéntricos de la música que, igual que yo, buscan algo más que una visita de city tour. Esta forma de vivir la música podría ser demasiado rebuscada para algunos, pero si deciden seguirme, abrochen sus cinturones, es hora de empezar el viaje. La próxima vez que les escriba, seguramente será desde Kings Cross.  Invocaré la voz de Dave Gahan, de Depeche Mode, para decirles: “Let me me take you on a trip, let me show you the world in my eyes”.