. Quarter Rock Press - Nick Cave, la muerte y yo
 
 
   

Nick Cave, la muerte y yo

MACARENA CELIS - Radiocontroladora Sonar FM

(Twitter: @macarenacelis)

 

 

La primera vez que escuché 'Skeleton Tree', el disco más reciente de Nick Cave and the bad seeds mi corazón se vio apretado ante semejante tristeza. Sabía que la repentina muerte de su hijo Arthur, quien cayó de un acantilado en la ciudad de Brighton el año pasado y perdió la vida con solo 15 años, había marcado gran parte del proceso creativo.

Escucharlo es una experiencia devastadora, pero nunca creí que, algunos días después, sentiría el mismo vacío, el desconsuelo, y la rabia que caracteriza la pérdida de un ser querido. Antes me compadecía ante su caótico sufrimiento, pero ahora lo comprendo. 

La segunda escucha fue difícil porque sabía a lo que iba. Ahora encontré un refugio empático, me dejé llevar por la atmósfera de los sintetizadores frágiles y el dolor de cada acorde, me entregué a su grito de angustia y sentí que no estaba sola, que era normal preguntar al cielo sin respuesta y que las lágrimas no eran en vano.

'Skeleton Tree' se transformó en mi consuelo, casi una terapia sanadora, para adoptar la muerte como parte inevitable de la vida, porque es así: Algunos se van antes y otros después, pero lo único cierto es que todos nos volveremos a encontrar en algún momento de la no-vida.