. Quarter Rock Press - Stuck In A Moment
 
 
   
×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 71

Stuck In A Moment

MARIANELA VANNUCCI - Columnista en Radio Rivadavia

(Twitter: @soyemeve)

 

 

Si algún día alguien tiene que escribir mi biografía, ojalá que entre las cosas que más amo, incluya al incansable, brutal, celestial, paradisiaco y enloquecedor universo de la radio. Es ese lugar donde trabajar pasa a ser una pasión y un hobbie. La música y la escritura, otros dos pilares para mi estabilidad con el mundo. ¿Qué hice con todos estos universos? Los uní. 

Recolectando datos melómanos con Ariel, el operador del programa que hago en Radio Rivadavia en Argentina, me habló de U2. Lo hizo con la misma pasión con la que me habla de todos los géneros, y yo lo escucho como a un profesor, esos que te hipnotizan.Esto me llevó a leer sobre esta banda tan particular, la semana en la que cumplen tan solo 40 años. ¡Unos niños! Si, obvio, todos escuchamos U2, sabemos de Bono y demás. Pero cuando me pica el bichito de la intriga, necesito saber más que lo que escucho en la melodía. Recuerden que siempre remarco que no hay obra de arte sin un bastidor.

Irlandeses, sin esperanza, ya que por esos comienzos de los fogosos 70S solo se idolatraban bandas inglesas o estadounidenses. Así, sin una esperanza muy efusiva, unos pequeños aspirantes se reunían en un entorno familiar, donde afinaban dentro de una cocina, y logran formar una banda llamada Feedback, que hacía covers de Rolling Stones o The Beach Boys. The FeedBacks iban a subirse al escenario por primera vez en un instituto académico  para tocar 'Show me the way' de Peter Frampton. Todo esto es posible únicamente gracias a un aviso de Mount Temple, la escuela que buscaba músicos para una simple banda escolar. Así nacían estos FeedBacks que mutan a The Hype, así nacía Paul Hewson que mutaba a  Bono, así nacía U2, que mutó a este éxito sobrenatural.

Todos estos años pasaron inevitablemente rápido, madurando para crear en 1980, más exactamente el 20 de  octubre, un álbum llamado Boy, que los llevaría a actuar en el Ritz de la épica Nueva York. La adolescencia de la  banda pasaría rapidamente para convertirse en un grito de victoria para la historia de la música.

Una banda que no solo apuesta a lo sonoro, si no a la imagen. Recuerden la M de Mc Donalds en su escenario, sus mensajes a Pinochet en Chile, o un "Mothers of the dissapeared" que conmovió a toda la Argentina, poniendo en  escena a las madres de plaza de mayo. Una banda que hizo encapie en la sobrecarga de los medios en los 90S, y  logró hacer una gira 360 antes que siquiera se empiece a hablar o imaginar estas puestas en escena. Record Guinnes en recaudación en sus giras, superando ampliamente a los Rolling Stones, una banda que era  imposible destronarlos del podio de recaudación.

Así creció una banda que supo revelarse, criticar, hablar de la justicia social y de la paz en el mundo. Temas que  después de los 60S o 70S, quedan en un segundo plano y U2 logra plasmarlo tan dulce y enfáticamente en sus  canciones, que si no nos recorre un escalofrío cuando los escuchamos, es por que estamos hechos de cemento. ¡Por dios! Pongan en volumen máximo Pride, y díganme si no les dan ganas de salir corriendo y dejar todo lo que  nos pesa atrás.

Revivan la psicodélica escena de Bono en la película Across The Universe, cantando Im The walrus. Yo creo que una escena, que monta el escenario en el techo del mismo Bus, superpone la gama de colores y los satura de esa 

manera tan enfática, que revive el mítico bus del movimiento hippie, que nos presenta un Bono lleno de flecos diciendo  “Amen, es todo lo que tienen que hacer” , merece un cuadro en el Louvre de París o un vitreaux en Notre Dame. 

Este es solo el comienzo de un libro de millones de páginas. Felices 40, U2, ojalá festejemos los 100 todos juntos.