. Quarter Rock Press - Todas las hojas son del viento
 
 
   

Todas las hojas son del viento

MARÍA BELÉN LUDUEÑA - TV Host

(Twitter: @luduenambelen)

 

 

Hablar de Luis Alberto Spinetta es hablar de algo muy grande, algo tan enorme que cruza la temporalidad, la música, el rock, la poesía, la cultura. Es una autopista de creación que transforma la gris monotonía de los artistas costumbristas. 

Porque en el 'Flaco' todo podía querer decir mucho más, y también mucho menos. Sus letras forjadas en el hierro de la poesía subconsciente y casi hasta metafísica podía contrarrestarse con el tipo que escribió “Me gusta ese Tajo que ayer conocí; ella me calienta; la quiero invitar a dormir”. 

Pero incluso Spinetta podía ser extremadamente irónico con quienes buscaban interpretaciones subliminales a sus textos. En el videoclip de 'La Montaña', del disco 'Pelusón of Milk', la letra termina con “…ya llega la aurora”, que podría ser interpretado como la llegada del nuevo día y algo distinto; sin embargo, en las imágenes uno descubre el sarcasmo del autor, ya que ven la llegada de una heladera marca Aurora en un flete todo destartalado.

 

Cuando uno descubre el talento descomunal de un ser como Luis Alberto Spinetta, que podía escarbar hasta los más recónditos huecos de nuestra alma para producirnos emoción, risa, inteligencia y arte utilizando todos los recursos que tuviera a mano; uno sabe que su legado inspiracional, conformado por sus discos, sus presencias, sus palabras, su postura recostada en la impostura, sabe que todo eso es lo que nos permite estar de pie y, nuevamente parafraseándolo..."Seguir viviendo sin tu amor".