. Quarter Rock Press - Rock And Droll 5
 
 
   

Rock And Droll 5

¿Grabarías un disco con tu padre?

 

Por Arturo J. Flores - Editor de Playboy

(Twitter: @arthuralangore)

 

 

 

 

Por razones familiares y espaciales, en la última semana me vi en la necesidad de deshacerme de mi colección de discos compactos. En realidad no me dolió. Fue una recopilación musical comenzada afortunada, pero involuntariamente; luego alimentada con fervor y hoy desaparecida por necesidad extrema. 

Inició hace más de 15 años cuando me contrataron como reportero del periódico Esto y comprobé lo que Lester Bangs escribió en '¿Cómo ser un crítico de rock?': “Vas a empezar a recibir por correo discos gratis, y si perseveras más aún, puedes terminar en las listas promocionales de todas las compañías en el país”. Done. Estuve entre los beneficiados de la entrega de material de las compañías  

majors y de algunas indies que nacieron, crecieron, se reprodujeron y murieron. Otras que sobreviven en tiempos del streaming. Hace mucho que no compro un disco porque prácticamente todos me llegan para que los escuche y escriba acerca de ellos.  

Cuando tenía 20 años y no existía Internet, esto parecía el cielo de los periodistas musicales. Sin embargo, la infame pequeñez de los departamentos que los clasemedieros chilangos podemos rentar es inversamente proporcional al tamaño de nuestra pasión coleccionista. O sea, que entre libros y discos ya no quepo en mi casa y por desgracia, los discos salieron perdiendo. 

Lo siento, soy más lector que melómano aunque me gane la vida escribiendo acerca de música y además, casi siempre la escucho en línea. El asunto es que mientras acomodaba los cientos de discos en cajas para que el señor que compra usado se los llevara, encontré uno del que ya no me acordaba. Lleva por título 'Nueva Ola' y es de Flavio Ciancianrulo, bajista de Los Fabulosos Cadillacs. Lo que no tenía presente es que en la portada aparece su hijo Astor, entonces de 13 años, tocando la batería. 

Observar la fotografía me transportó a una entrevista que semanas antes había tenido con Vicentico. Le comentaba que en el video de 'Vos sabés', la canción que Flavio le escribió a su hijo, aparecían los vástagos de varios de los integrantes de la banda argentina, que en la actualidad ya son adultos. “Hasta hemos tocado con ellos en vivo”, me comentó medio nostálgico el cantante. 

No hace mucho, en otra entrevista, platiqué con el brasileño Max Cavalera, de Cavalera Conspiracy y Soulfly, a propósito del disco 'Savages', en el que percute la batería su hijo Zyon, de 19. Se trata del mismo muchacho que antes apareció al principio del disco 'Chaos AD', de Sepultura (agrupación que lideraban su padre y su tío Iggor hasta mediados de los 90), cuando se grabaron los latidos de su corazón en el interior del vientre de su mamá como preámbulo al tema 'Refuse/ Resist'. 

Todo eso me llevó a pensar que difícilmente hubiera podido yo grabar un disco con mi papá. A mi viejo no le gusta el rock y mucho menos el metal, el stoner, el hardcore, el grunge, el gótico o el punk, que son los géneros más disfruto. Tampoco yo me veo interpretando canciones de Enrique Guzmán, que es su artista de cabecera. Lo bueno es que ni él ni yo somos músicos, por lo que jamás he tenido la necesidad de entrar juntos al estudio. Eso se lo dejo a Los Rebel Cats, que lo hacen bastante bien. 

De lo que sí platicamos mucho mi papá y yo, y tenemos grandes coincidencias es de libros. A él le debo mi pasión por las letras. Pese a que no escribe, es un incurable devorador de páginas con una disciplina cuasi castrense. De escritores sí podemos amanecernos compartiendo experiencias. 

Quizá es por eso que no me duele desprenderme de los discos. Todo por sea por ganar un poco de espacio. De oxígeno. También porque una persona viene a vivir al cuarto de junto. Alguien con quien yo sí puedo hablar de música, pero también de libros y películas. Porque tenemos muchas más coincidencias que abismos. Lo que uno se pone a pensar en vísperas del Día del Padre. Esa persona de la que hablo también me llama “papá”. Espero que ella piense que sí podría formar una banda conmigo.