. Quarter Rock Press - El arte como bandera
 
 
   

El arte como bandera

ANDREÍNA GONÁLEZ - Music Business y columnista

(Twitter: ninagonzalez85)

 

Hace algunos años (no muchos), la vinotinto era considerada la 'Cenicienta' entre los equipos de futbol del continente americano. Hace algunos años, también, había escuchado algo que aún se repite en muchos lugares del mundo: "el arte no debe tener una postura (política): el arte debe ser para todos".

Hoy, en tiempos no menos convulsos, no puedo dejar de dedicar mi columna a esto que, por estos días, nos tiene la mente tan ocupada: el arte SI debe tener una postura. De no ser venezolana, probablemente no tendría la más remota idea de esto, e incluso apoyaría que el arte fuera imparcial. Sin embargo, si soy venezolana y, al igual que yo, muchos nos dimos cuenta un día del peso y de la responsabilidad que lleva tener esa voz autorizada para generar un cambio.

El arte SI debe tener una postura.

Según la Real Academia Española, el arte es la manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginario con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros;. Ser o no ser políticos, es como pretender ser o no ser agnósticos: en algo tenemos que creer, así sea en los pajaritos, pero en algo tenemos que creer. Igual pasa con la política en su estado más puro, donde se señala que, nosotros como individuos y más, como ciudadanos, debemos tomar parte.

Asomo igual, una de tantas definiciones que nos asoma la RAE para este concepto: Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

El artista no se exime de tener que pagar sus rentas a fin de mes. No se exime de que se le vaya la luz, de que sufra una tragedia amorosa, o de que tenga que abandonar su país en busca de una vida mejor. El artista es un SER HUMANO con cualidades especiales, sí. Sin embargo, esto no lo exime de vivir la vida que lleva cualquier otra persona en cualquier punto del planeta, quien también puede sufrir insomnio al no saber qué comerá al día siguiente, o al esperar que la guerra o dictadura de su país termine pronto.

El artista encontrará inspiración y razón de ser muchas veces en su comunidad, en sus costumbres y en su crianza. Es su responsabilidad tomar de éstas las ideas que regirán su trabajo y convertirlas en arte, en esa "manifestación humana" que retrata su realidad y la realidad de su tiempo, en esa opinión, en esa visión que le ayudará a cambiar el mundo, una pieza a la vez.

Entonces, no hay nada más político que el arte. Sin embargo, y no me dejarán mentir, no cualquiera puede decir tres cosas y pensar qué ya eso es arte y que con eso, ya quien lo dice es artista.

Pasamos al siguiente punto: la responsabilidad.

El artista ha sido ofrendado con un don, don que hasta cierto punto, comparten con nosotros como periodistas: el don de tener "voz" y de cierta forma, representar con esa voz, a quienes no la tienen o quienes, de una forma u otra, no la pueden alzar en la magnitud en la que nosotros podríamos lograrlo con facilidad.

Basado en su sistema de creencias, el artista tiene una responsabilidad con los suyos y consigo mismo de hacer sentir y valer su opinión a favor de las causas que considera justas, de los movimientos que, en mayor o menor medida, nos llevarán a consolidar uno de los más preciados bienes de la existencia: "la felicidad". Pero, ¿no es esto la contradicción a nuestro precepto inicial de que el arte no puede tener una postura? Te tengo una mala noticia: Hasta cierto punto, si lo es. El arte debe tener contenido, debe tener sustento y lamentablemente, para quienes aún se quedan con esta postura inicial: No. El arte no es para todos, al menos con esa concepción, el arte nunca será para todos.

¿Cómo si será para todos?

El arte es para todos en la medida que sea genuino. El arte es para todos en la medida que se ocupe de retratar la relación espacio-tiempo- individuo. En eso creo y lo difundo. Fuimos 'Cenicienta' y muchas de las cosas que está viviendo nuestro cachito de Planeta, ya las vivimos nosotros. No tengamos una actitud pasiva en nuestro quehacer diario, no seamos uno más del montón: activémonos por nuestro entorno y seamos parte de nuestras comunidades.

Alcemos nuestras voces en cualquier parte de la aldea global donde nos haya tocado vivir. Creemos conciencia y busquemos un cambio. No estamos solos en esto. Que el arte sea nuestra bandera, que la felicidad sea nuestro fin.

Corona

QUARTER ROCK PRESS TV

QRP GIF

QRP Radio