. Quarter Rock Press - Memorabilia
 
 
   
Memorabilia FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

Memorabilia

ANDREÍNA GONZÁLEZ - Columnista y music business

(@ninagonzalez85)

 

Todos   nosotros   antes   que   periodistas,   publicistas,   promotores, managers, productores y hasta músicos, fuimos fans; y justo desde ese punto de vista, comienzo mi columna de hoy.

Llevo meses con una pregunta en la cabeza: Para el fan de hoy, ¿cuál sería el objeto más preciado, o la acción más preciada, con la que logra conectarse con su artista favorito o sentirse afortunado por el simple hecho de ser fan?

Los entendidos en la materia (y aquellos que vivieron esos tiempos), refieren que parte de los ingresos de las estilistas que atendían a The Beatles, no provenían precisamente del trabajo realizado; más bien venían del comercio de aquel cabello que George, John, Paul y Ringo ya tenían en excedente. Suena loco, pero en ese momento, ese era el tipo de detalles que apreciaban las fans para sentirse más cerca de sus ídolos.

Estando chica, recuerdo que a nosotras nos movía mucho el poder tener -por lo menos- un autógrafo de aquel o aquellos a quienes admirábamos, pero   ¡por   favor!   que   estuviera   dedicado   a   nosotras   y   que   saliera nuestro nombre, por más raro que este fuera. Para ello, desarrollamos el   hábito   del   "periodismo   de   investigación"   (¡si   claro!   jeje... "stalkers" tempranas) y todo lo que fuera información de hotel, cuál era   el   camión   donde   viajaban   y hasta   lo   que   comían   era   nuestra especialidad. En ese momento, esa era información clasificada y dar con ella, era todo un mérito.

Hasta ese momento, el artista era un ente aparte, casi mitológico, perfecto   y   sin   ningún   defecto   que   era   resguardado   y   salvaguardado hasta en su último cabello, por personajes igual de misteriosos que, si algo teníamos que tener por seguro, era que formaban parte de su equipo de trabajo. Pero llegó el año 2000 y con él, las redes sociales; y con ellas, más información; sólo que ahora, no necesitábamos pedirla. ¡A veces hasta llegaba sola!

Ah... Y por favor, ¡no olvidemos las cámaras digitales y los celulares inteligentes! Antes una foto implicaba un camarón. El camarón, que pudieras   pasarlo   por   seguridad   sin   que   te   lo   quitaran   y   que   si lograbas tomar la foto, el revelado del rollo podía tardar entre 1 y 2 días, sin contar que además podías salir con la peor cara de tu vida y... ¡QUE OSO!

MySpace tenía un "TOP de amigos", te permitía publicar las fechas de tus toquines y a veces te permitía comentar. Era una red muy básica, pero para su momento fue el hit.

Claro. Eso hasta que llegó Facebook. Todo mundo tenía la obligación moral de tener uno, así como con cada red, hoy en día, todos tenemos la obligación moral de tener presencia (o no, la verdad ya no).

Cuando apareció Facebook, me acuerdo que ya trabajaba en radio y que un amigo que además era músico, me felicitó por mi cumpleaños "en nombre   de   la   banda",   a   través   de   su   perfil   de   Facebook.   Aún   no existían los fanpages y años más tarde, yo terminé siendo su manager (las vueltas que da la vida).​

Solo bastó con que Zuckerberg y su combo se pusieran creativos con ese temita de los fanpages para que todo terminara de medirse en términos de   "likes",   comentarios,   "me   encorazona",   "me   enflorece",   "me enjotece",   en   fin...   Facebook   (así   como   Twitter   y   otras   redes sociales) tiene que ver con eso de estar conectados, de interactuar con   tus   SEGUIDORES   (¡fans!)   y,   de   una   forma   u   otra,   ha   acortado infinitamente las distancias, al punto de que ya ni la foto, ni el autógrafo terminan siendo tan relevantes para el ritmo en que nos trae la tecnología actual.

Vuelvo a mi pregunta. Y me ofrecieron por allí una respuesta: "Que te retwittee o que te conteste un mensaje." ¿Están de acuerdo? Yo tengo mis dudas: por una parte hay músicos que viven pegados a sus redes compartiendo   contenido,   escribiendo,   grabando   videos,   contestando   y por la otra, hay quienes publican "una vez a la cuaresma". Para ustedes, ¿cuál sería HOY el objeto más preciado, o la acción más preciada, con la que el fan logra conectarse o sentirse afortunado por el simple hecho de ser fan? ¡Que comience la conversación!

Corona

QUARTER ROCK PRESS TV

QRP GIF

QRP Radio