. Quarter Rock Press - Recordando al gran George Harrison
 
 
   
Recordando al gran George Harrison FOTOS: TOMADAS DE INTERNET

Recordando al gran George Harrison

ALEJANDRA OROZCO

George Harrison hubiera cumplido 76 años. Hubiera, porque el cáncer de pulmón que padecía le arrebató la vida, contrario al temor que tuvo desde que asesinaron a su amigo John Lennon, pues pensaba que moriría de forma violenta.

Nacido el 25 de febrero de 1943, era el Beatle más callado y gruñón, prefería mantenerse en la quietud y lejos de los reflectores contrario a Paul y John, pero también era un músico virtuoso que no mostró su potencial en todo su esplendor hasta 10 años después de estar juntos, cuando comenzó su carrera de solista, fue el primero de los Beatles en independizarse.

George es el Beatle favorito de muchos, y yo pienso que era el más guapo y virtuoso. Estudiaba electricidad, tocaba sitar, bajo, ukelele, mandolina, violín, tambura, dobro, un arpa hindú, la tabla, órgano, piano, el sintetizador Moog, la harmonica, el autoharp, el glockenspiel, el vibrafono, xilófono, claves, congas y el Jal-Tarang… búsquenlo en Google, porque apenas y reconozco a la mitad de ellos. 

Además, era simpático y todo un caballero, pues a pesar de que su esposa Patti Boyd lo engañaba con su mejor amigo Eric Clapton (qué mujer tan arpía) y que enfureció al enterarse, George optó por no interponerse y divorciarse, para que Eric pudiera casarse con ella; hasta fue a la boda y tocó con Paul y Ringo en ella, pues decía preferir que estuviera con Eric que con cualquier estúpido.

También era vegetariano, desde antes que se pusiera de moda, desde sus 22 y hasta el fin de sus días, era un apasionado de la jardinería y hasta dijo haber sembrado alrededor de 10 mil árboles durante su existencia, también era fan de la hierva que se fuma, por lo que en muchas ocasiones fue arrestado por posesión de marihuana.

Desafortunadamente, cuando él tenía 58 años y yo apenas iba a cumplir 18, murió tras luchar contra el cáncer de pulmón, Paul lo acompañó en sus últimas horas cantando, recordando anécdotas y llorando, al igual que todos se quedaron tras la noticia, llorando.

Sus cenizas fueron esparcidas en el Ganges, tal como exige la sociedad internacional de Khrisna Consciousness, pues siempre fue un hombre religioso y espiritual. Tenía casi la misma edad de mi abuelo y  en cierta forma me lo recordaba, por eso recordamos su memoria con estas líneas, a modo de regalo atrasado de cumpleaños.