. Quarter Rock Press - La futbolización del rock argentino
 
 
   

La futbolización del rock argentino

MARIANELA VANNUCCI - Columnista y fashion producer

(@soyemeve)

 

Hace mucho tenía ganas de escribir sobre este tema, pero la mezcla de información en el cerebro me generaba muchas dudas. Vamos a empezar por lo importante. Argentina, la cuidad de la furia. La grieta. La primer grieta que aumenta el ritmo cardiaco despues del Peronismo Vs. el Radicalismo o River Vs. Boca. Una rivalidad musical. Soda Stereo en una esquina, escupiendo al balde. Los redondos, recibiendo directivas en la otra esquina.

En los 80s la revista "Hurra" se preguntaba si el rock era un partido de fútbol y se fogoneaba el enfrentamiento de Charly García y Luis Alberto Spinetta. Si bien hasta tocaron juntos, las teorizaciones alimentaban un Argentino con ganas de pasión. El rock estaba desparramando pasión progresivamente.

En el año que nací, donde solo escuchaba musica desechable, ya se desplegaban unos cantos a coro: "Para el indio que lo mira por TV". Esos 90s que se mezclaban con un "Que se muera Cerati, la p***". Un canto que personalmente, siempre que lo escuche, me desgarro el alma. Supongo que el canto de los vivos, de "Que se muera Cerati" ya dejo de sonar a coro.

El típico canto Argento iba marcando lo que estaba por venir, iba a marcar generaciones, e iba a convertirse en un elemento eterno.

Gustavo opinaba con su acidez, siempre más punzante que el Indio. Alguna vez Gustavo deslizo que la rivalidad comienza desde el estreno de "La cúpula" que hacia alusión a que soda Stereo estaba llegando a lo mas alto en latinoamerica. Los Foros, los chats de UOL y las calles explotaban.

El Indio, por su parte, solo deslizaba que esta rivalidad era algo "Para alimentar Teenagers". Hace poco el mismo Zeta Bosio dijo que el Indio hacia un "rock básico".

Los foros de fanáticos no paraban de analizar la rivalidad, teorizando sobre los niveles socioeconomicos a los que apuntaba cada banda, los Redondos eran "aldeanos" y Soda era para "Los chetos" (Acá en Argentina, se le dice "cheto" a la gente con gran poder adquisitivo).

El mito de un enfrentamiento musical, social, estético y comercial se apodero tanto de los Argentinos, que la pregunta básica para terminar de conocer a alguien iba a ser ¿Boca o River? ¿Soda o el Indio?.

2017, Sin Gustavo. Con una tragedia en Olavarria a cuestas. Duele, destroza, queremos reclamar justicia, pero la pasión permite volver a regenerar distintas moléculas del cuerpo para poder renacer como el Ave Fénix. La musica tiene el poder de reciclar el dolor y lo convertirlo en magia.

Sin rivalidades el Argentino no hubiese vuelto a respirar pasión, a saltar desesperado, a ponerse la remera de su equipo musical, a gritar hasta quedarse afónico, a sentir un hormigueo eterno en el cuerpo. Como decimos acá, "Aunque ganes o pierdas, siempre te voy a alentar".

Soda no enfrento a Los Redondos, Los redondos no enfrentaron a Soda. La gente necesitaba creer en ambos cual religión, casi como personajes ancestrales. Rendirles tributo y prenderles velas.

Ambas marcaron la identidad de un país eufórico, para poder dejarnos el legado a las generaciones hambrientas de historia.

Para mi si, definitivamente son una religión.

Amén, y may the rock be with us.